Ahora debían pensar cómo conseguir salir de la barriga de la ballena. Geppetto, con lágrimas en los ojos, exclamó: «¡Qué hijo tan travieso! Además, frente al aspecto tosco y salvaje de los troncos de la zona, este parecía haber sido ya pulido y tratado con barniz. Gepetto quería cuidar a su hijo como habría hecho con cualquiera que no fuese de madera. Entonces Florencio se descalzó, dejó su sombrero en un clavo del techo y se echó a dormir. El cuento de Pinocho, escrito originalmente por el escritor y periodista italiano Carlo Collodi, permite que los niños aprendan que mentir no sirve de nada y que lo único que nos puede traer es una sucesión de problemas. Sin dudas, haré una fortuna con él” – y decidió quedárselo. Sucede con cierta frecuencia que los cuentos infantiles más celebres no fueron concebidos con la intención de que los leyeran los niños. Como recompensa por su comportamiento, el hada decidió convertir a Pinocho en un niño de carne y hueso. Un mensaje del Hada le confirmó que su padre había sido tragado por la ballena Monstruo y que podían rescatarlo. – Hagamos una fogata papá. Todo aquello era una trampa del malvado conductor del carro. ¿Qué personaje intenta convencer a Pinocho para que no se meta en líos? ¡A dónde te crees que vas! – pensó Pinocho. ¿Cuál era el deseo más grande de Geppetto? Pinocho acabó reconociendo que no estaba siendo bueno, y arrepentido decidió buscar a Geppetto. Desde ese entonces, Gepetto pasaba las horas contemplando su bella obra, y deseaba que aquel niño de madera, pudiera moverse y hablar como todos los niños. ¿Qué consigue Pinocho gracias a su honradez, amor y valentía? Ahora solo hacia falta encontrar el mejor momento para salir del saco…. We also use third-party cookies that help us analyze and understand how you use this website. timeout Cuento de Pinocho para niños. ¡Ahí está Pinocho!» Pepito Grillo corrió para advertir a Pinocho, pero cuando llegó, el muñeco lloraba desconsolado pues le habían aparecido unas enormes orejas de burro. Cuento de Pinocho para leer. Pinocho pensó que era el fin. Por imposible que parezca, el hecho de que ese trozo de madera hablara, no le resultó inquietante… cogió un paño, le paso un poco de barniz por encima y le dijo, tranquilo, voy a tallarte muy despacio, no vas a notar más que unas cosquillas. Entre los personajes de este hermoso cuento podemos resaltar: Pinocho tuvo muchas adaptaciones al cine, entre las cuales destaca la película animada de Disney de 1940, una adaptación libre considerada como una obra de arte, aunque en su tiempo fue un fracaso en taquilla.